BLOG CEDDET


Mejores prácticas en la Gestión del Conocimiento. La identificación del conocimiento crítico

Durante los meses de junio y julio de 2018, desde la Red CEDDET de Conocimiento e Innovación, se han puesto en marcha cuatro comunidades para compilar y organizar el conocimiento y las experiencias colectivas de algunos de sus miembros. Los temas elegidos han sido:

  1. El planteamiento de la estrategia de la Gestión del Conocimiento.
  2. La identificación del conocimiento crítico.
  3. Tecnología para la Gestión del Conocimiento.
  4. Gestión del Conocimiento e Innovación.

La identificación del conocimiento crítico

En la medida que las organizaciones han ido comprobando la relación que existe entre el conocimiento de las personas y su grado de desempeño, han optado por introducir determinados procesos para la gestión del conocimiento. Son muchas las que cuentan con una base de lecciones aprendidas, introducen mejoras en sus procesos operativos basadas en las mejores prácticas identificadas, disponen de comunidades de prácticas o realizan con una cierta frecuencia sesiones de intercambio de conocimiento.

Estas organizaciones se han percatado del retorno que la gestión del conocimiento les ofrece, sin embargo, ese retorno no es gratuito ya que requiere de la utilización de recursos: básicamente el tiempo de las personas y tecnología. Es necesario, por lo tanto, garantizar que de esos recursos se obtiene el máximo partido posible.

Es a través de esa reflexión que llegamos a la siguiente pregunta:

¿Cuál es el conocimiento que se debe gestionar?

No es posible, ni lógico, tratar de gestionar todo el conocimiento del que dispone una organización. Debemos, por lo tanto, identificar cuál es el conocimiento que aporta mayor valor (cuya gestión ofrece un mayor retorno) a la organización. Llegamos así a la definición del Conocimiento Crítico de una organización como:

Aquellos conocimientos de la organización que tienen un mayor impacto sobre sus objetivos estratégicos.

Esta definición es la que nos permite comenzar la identificación de los conocimientos a gestionar y nos permite focalizar los esfuerzos y establecer prioridades.

Algunas definiciones conceptuales


Descargar la infografía pulsando aquí

El mapa de conocimiento crítico


Un mapa es una representación gráfica de la realidad. Por ejemplo, un mapa geográfico representa territorios mientras que un mapa de procesos grafica la secuencia de actividades que realiza una organización en la realización de su operación.

Un mapa de conocimiento define y estructura gráficamente los conocimientos que se requieren para la operativa de una organización. Explica que “deben de saber hacer” las personas que integran la organización.

Algunos consejos a tener en cuenta


  • Parte de la documentación que recoja las líneas estratégicas de la organización para identificar el conocimiento relevante. No olvides nada que pudiese acabar considerándose como crítico.
  • Prioriza las diferentes categorías identificadas en función de su impacto. Trabaja este punto con el equipo directivo. Ellos son los que deben definir las prioridades.
  • Para priorizar el conocimiento crítico identifica los factores que sean más relevantes en función de la organización. Algunos de ellos pueden ser:
  • El requerimiento de comunicación entre personas / equipos.
  • El requerimiento de documentación.
    • El requerimiento de captura.
    • El requerimiento de organización.
  • El requerimiento de difusión.
  • El grado de madurez y validez.
  • El riesgo de pérdida.
  • La dificultad de remplazo.
  • El nivel de externalización.
  • Pregúntate quién lo posee y debe poseerlo.
  • Recuerda que el conocimiento está en las personas. No te contentes con capturarlo y organizarlo, establece un programa de transferencia y aprendizaje que facilite su adquisición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*